El silencio es de los que no toman la palabra (o «el que calla, otorga»)

Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, o para desalentarlos de escribir. Ni el número de páginas, ni el número de historias, ni el tiempo dedicado a este libro han pretendido dar una lección a otros. Por el contrario, si este libro es el rastro de la felicidad que he experimentado al construir […]

a través de Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, Georges Perec — Calle del Orco

     La entrada que recojo en este caso de Calle del Orco es muy breve pero sustanciosa. La cuestión de los silencios impuestos nos conduce muchas veces a los tantos ejemplos de censura ejercida por algún poder.

  Sin embargo creo entrever en este caso que se hace alusión al «bozal» que algunos escritores pudieran imponer esgrimiendo algún tipo de autoridad vinculada con experiencia, premios, difusión… En general recuerdo ejemplos de artistas y científicos (no sólo escritores) que han referido el temor al fracaso que algún tipo de «maestro» les habría marcado en su camino; no es tan frecuente que se hable de los posibles «colegas» (con mayor, igual o menor prestigio) en este sentido y, por el contrario, es una cuestión que siempre he encontrado vinculada con la crítica (o con los críticos).

   Creo también que muchos artistas se autoimponen el silencio por temor al fracaso, por falta de impulso y tiempo, por… Me encantaría poder mencionar una lista de razones que he recogido en diferentes momentos (y recuerdo ahora a Ernesto Sábato, escritor de ensayos y novelas de culto que confesó en más de una oportunidad que había quemado buena parte de su obra y que una de sus novelas emblemáticas –Sobre héroes y tumbas– nunca habría visto la luz si no fuese por la intervención de Matilde, su esposa) pero temo que resultaría tedioso.

   Es bueno tener presentes las palabras de George Perec que se citan en Calle del Orco y además internalizarlas no sólo en la «mirada» de la obra de otro sino además cuando nos acontece que dudamos en la labor de entretejer palabras e ideas que son nuestra propia escritura (ficcional o no).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s