DARÍO FO: el oficio de «bufón»

Antes de escribir esta entrada revisé el discurso acerca del que ahora estoy escribiendo y recordé que en una entrada anterior había trabajado con el texto de Mo Yan por su Premio Nobel a partir de lo que este señalaba como la génesis de su arte: el oficio del contador de cuentos.

Como el devenir de las entradas que voy publicando no sigue un orden cronológico en relación con los discursos de los escritores premiados, ciertamente no puedo dejar de mencionar aquello puesto que las palabras acerca de las cuales haré comentarios a continuación surgen de otra tradición (la italiana) y además de una época anterior a la de Mo Yan (el discurso de Darío Fo es de 1997 en tanto el de Mo Yan corresponde a 2012)

‘Contra jugulatores obloquentes’ FUENTE: Levante En este enlace encontrarán el discurso completo: había decidido replicarlo aquí pero me di cuenta de que se perdería lo que pudiera comentar acerca de él y también la posibilidad de cotejar con sus propias lecturas lo que el escritor ha dicho en relación con lo que destaco o señalo:

  • No puede uno más que toparse de entrada con un alegato al buen humor y al arte de la risa. Por cierto no sólo se menciona ante los concurrentes como bufón sino que además observa que la Academia Sueca debe haber perdido la cabeza puesto que «primero le dan el premio a un negro, luego a un escritor judío, y ahora a un payaso«
  • Además, reconoce como influencias para su obra tanto a la Commedia dell’Arte como a Moliére. También destaca a Ruzzante Beolco, al que menciona como su maestro y de quien dice haber aprendido a jugar con el lenguaje de formas muy peculiares; agrega que si bien pueda no resultarles conocido, esto no difiere de lo que ya le había ocurrido al gran William Shakespeare.
  • No olvidemos la explicación que realiza acerca del título elegido para su discurso, una frase en latín vulgar cuyo origen fue una ley de 1221 «contra los juglares que insultan y difaman» (juglar: otro término que Mo Yan esgrime en su discurso)
  • En otro orden de cosas. algo en lo que hace hincapié es la IGNORANCIA en la que los jóvenes de esa época viven, sin dejar de responsabilizar por ello a una sociedad que hace a un lado la conservación de la memoria histórica, aun la más cercana. Es por esto que señala que la misión que entiende nos corresponde es la de relatar lo que ocurre alrededor y hacerlo con responsabilidad para que cada uno sea capaz de contar su propia historia.
  • Cuando hace referencia a la ignorancia mencionada anteriormente, da ejemplos de situaciones que para la juventud italiana han pasado desaprecibidas pero también para la memoria de los adultos. Por otra parte comenta un caso vinculado con la incipiente manipulación genética como forma de ilustrar hasta qué punto desconocer lo que nos rodea nos vuelve propensos a no comprender nuestra propia realidad.

Lo que resulta terriblemente difícil es que, para hablar de lo que está ocurriendo hoy, tengo que empezar por lo que pasó hace treinta años y luego ir avanzando. No basta con hablar del presente. Y, fíjense bien, esto no ocurre sólo en Italia: lo mismo ocurre en todas partes, en toda Europa. Le he intentado en España y me he encontrado con la misma dificultad; lo he intentado en Francia, en Alemania; aún tengo que intentarlo en Suecia, pero lo haré.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s