2012: Mo Yan, un CUENTACUENTOS

Discurso del Nobel

El enlace anterior contiene el discurso del escritor chino en un documento de .pdf A continuación, precisamente porque la narración oral, los cuentacuentos son parte de mis intereses, les coloco el link a la entrada que realicé en ese sitio (Lapizázulix, la galaxia del cuento) en relación con esa temática:

Lapizázulix: Mo Yan y los cuentacuentos

Además de lo que antecede y puedan encontrar, ya en la lectura del discurso ya en el posteo que realicé en el otro blog, en relación con los argumentos que plantea un discurso de aceptación del Nobel hay todavía algunas cuestiones para considerar:

– El vínculo que el autor destaca con la familia, la época, las circunstancias, las raíces es fundamental. Al comienzo lo ejemplifica con su propia madre, de quien llega a decir que al morir ha regresado a ser parte de la tierra. Luego, a través de anécdotas, nos va guiando por su propia historia como si fuese la de cualquier otro en ese tiempo y lugar.

-Cuando se refiere a la construcción del universo ficcional, a la inmersión en los sueños y la conexión con la realidad y lo universal, sostiene que por sobre todo LO PERSONAL es imprescindible e insoslayable.

-Por otra parte, adhiere a un REALISMO que abarque a todos cuantos en este mundo acuden al mundo de la ficción. Pero advierte que ese realismo no debe de ningún modo alejarse de la literatura ni desviarse a la política. Un delicado equilibrio en el que lo ficcional tiene su peso por encima de lo cotidiano y también, en relación con el compromiso del escritor, por sobre la política.

-A diferencia de lo que plantean muchos críticos y lectores en relación con el vínculo autor/obra, Mo Yan indica que no puede escindirlas puesto que su vida y su obra son como las dos caras de una misma moneda.

-Su referencia a Faulkner y García Márquez abren dos hilos del entramado de sus historias:

  • la demarcación de un TERRITORIO FICCIONAL particular (Macondo para García Márquez, Dongbei Gaomi para Mo Yan) en el que se pone en juego lo ficcional con las reglas del realismo . En esos universos lo que sucede, ligado o no a la cotidianeidad, deja en suspenso la lógica de la realidad como la transitamos (o creemos hacerlo) diariamente.
  • Si bien en la literatura de Mo Yan estas están más ligadas a la tradición oriental, a fantasmas que juegan un papel importante como  el personaje del zorro que se transforma en mujer, no por ello nos separan del REALISMO MÁGICO o LO REAL MARAVILLOSO que en Latinoamérica ve su aparición con los escritores del Boom Latinoamericano (entre los cuales se encuentra García Márquez).

Para ilustrar su condición de cuentacuentos, he aquí casi el final de su discurso:

Permítanme contarles el último cuento que me contó mi abuelo hace muchos años: Hubo ocho albañiles que salieron de su pueblo natal para buscar trabajo. Para resguardarse de la tormenta que estaba a punto de caer, todos entraron en un templo en ruinas. Los truenos se sucedían, los relámpagos iluminaban el oscuro cielo, unos extraños sonidos penetraban por la puerta del templo y parecían los rugidos de un dragón. Todos estaban muertos de miedo, y sus rostros se habían vuelto pálidos. Uno de ellos comentó: “Es señal de castigo celestial. Entre nosotros debe haber alguien que ha hecho algo malvado. ¿Quién es ese maldito? Sal ahora mismo. Sal para recibir tu condena celestial y para no extender la mala suerte entre nosotros”. Obviamente, nadie quería salir fuera. Otro propuso: “Como nadie de nosotros quiere salir, arrojaremos nuestros sombreros de paja fuera y el que no vuelva significará que su dueño es la persona de la que estamos hablando. Entonces, le pediremos que se vaya”. Todos
asintieron y lanzaron sus sombreros afuera. Solo un sombrero quedó en el exterior y los demás volvieron dentro. Los siete albañiles querían echar del templo a la persona cuyo sombrero había quedado fuera. El chico se negó a aceptar esa decisión. En ese momento, los siete jóvenes le cogieron y le expulsaron a la fuerza. Supongo que a estas alturas ya habrán adivinado el final del cuento: En el mismo instante en que le expulsaron el templo se hundió y los siete chicos murieron.

 

 

OLGA TOKARCZUK: Nobel 2019

Nobel 2019

En este derrotero de tomar discursos de recepción de los Nobel de Literatura no voy a proceder cronológicamente como en la reseña de las décadas sino que voy a ir y venir en el tiempo, sobre todo porque sería imposible compendiar todo rápidamente y además lograr cierta “justicia” en cuanto a quién es recordado o mencionado entre los primeros lugares. En el link que antecede estas líneas hay un artículo en el que, además de transcribir el discurso completo de la escritora polaca, se realiza una síntesis de lo que ella plantea.

Por mi parte, creo que las cuestiones más destacables de ese discurso, ya sea porque retoma ideas de múltiples escritores, ya por las que reelabora en función de nuestra vida actual, ya por la imagen de la TERNURA que allí aparece y es interpretada de modo diverso, puedo plantearlas en estos términos:

a. Lo que se traduce como TERNURA no es ni más ni menos que aquella tendencia que el artista busca en relación con el hombre y el universo por lograr una empatía que le permita abarcar la comprensión de múltiples y diversas realidades.

b. Las referencias y alusiones a escritores de diversos tiempos resultan interesantes en función de cómo las vincula con sus imágenes acerca de la lectura, la escritura, la ficción. Por ejemplo, cuando al referirse a Internet parodia la frase de Shakespeare: “Internet es una historia, contada por un idiota, llena de ruido y furia”.

c. La incidencia de la web, por otra parte, está asociada en sus palabras con todo aquello que hace de la actualidad un mundo en el que múltiples personas devengan en escritores de modos muy diversos, sin que necesariamente esto implique una reformulación de la esencia más primitiva de la LITERATURA.

d. Palabras como mito, fábula, parábola... conviven en su discurso en tanto plantea hasta qué punto la literatura actual se enfrenta al desafío de ser ficcional al mismo tiempo que verídica (en un sentido amplio y complejo) para volver a formular su sentido ficcional, en el que la voz narradora no deja de tener un papel especial: es parte del mundo que representa aun cuando no sea personaje dentro del mismo (lo que ella denomina como una CUARTA persona).

e. La cuestión acerca de un mundo que parece ir hacia su destrucción, la necesidad de elaboración de una nueva concepción del “realismo”, la consideración acerca de sus búsquedas en la escritura, la literatura y la relación con la realidad son puntos que ocupan espacios importantes dentro de su discurso.

Cito a continuación un segmento del extenso discurso que figura en el enlace:

Creo que tenemos una redefinición por delante de lo que entendemos hoy en día por el concepto de realismo, y una búsqueda de uno nuevo que nos permita ir más allá de los límites de nuestro ego y penetrar en la pantalla de vidrio a través de la cual vemos el mundo. Porque en estos días la necesidad de la realidad es atendida por los medios de comunicación, los sitios de redes sociales y las relaciones indirectas en Internet. Quizás lo que inevitablemente nos espera es una especie de neo-surrealismo, algunos puntos de vista reorganizados que no temerán enfrentarse a una paradoja e irán contra la corriente cuando se trata del simple orden de causa y -efecto. De hecho, nuestra realidad ya se ha vuelto surrealista.

Novedades en Botella al mar

   Aprovecho para recordarles que, más allá de los textos que publiqué en la página Botella al mar hay dos poemas que quedaron como entrada fija: uno en Lapizázulix, la galaxia del cuento que se llama “Hacia el origen”  y otro en el inicio de Otras miradas que se llama ARA San Juan. Van a quedar allí, pero también he decidido colocarlos en Botella al mar por si llego a cambiar el diseño y decido colocar otra entrada fija en algún momento; por otra parte, no todos conocen Lapizázulix y no siempre les resultarán de interés las temáticas vinculadas con microrrelatos y narración oral.

   Hace tiempo que no dejo en Botella al mar alguno de mis poemas así que hoy voy a arrojar algunos. Los más antiguos tienen esa tendencia a la rima, sin embargo no quise descartarlos por las vivencias que están por detrás. Otros son más experimentales, con lo cual existe el riesgo de que suenen muy cerebrales. Por último: hay dos que llevan nombre de persona; aprovecho que nunca pasan por este espacio así no se enteran de que están presentes en mis textos.

1901-1910

Bien. Por más trabajo que tengo para la escuela no he podido contenerme: acabo de publicar la primera subpágina en LOS PREMIOS NOBEL(1901-1910). Sé que deberé volver a ella para actualizar algunos elementos y mejorar la estética, pero no podía esperar para comenzar este recorrido que me había propuesto hace tiempo.

Agradeceré, más que la paciencia, los aportes que deseen realizar. Creo que he colocado todos los créditos correspondientes a algunos sitios que he citado; por supuesto que si surgiera alguno del que me hubiera olvidado corregiré lo que deba cuanto antes.

No sé cuándo seguiré con las otras décadas; por lo pronto, si ahora no regreso a mis actividades pendientes para la escuela, mañana me devorarán sin piedad.

PREMIOS NOBEL

Tal como prometiera hace un tiempo atrás, he abierto una nueva página para recorrer el trayecto de los PREMIOS NOBEL DE LITERATURA desde 1901 a la actualidad. También tengo en borrador las subpáginas organizadas por décadas e iré haciéndolas públicas a medida que vaya editándolas.

Como saben, tendrán que armarse de un poco de paciencia porque voy trabajando en mis blog (que ya son tres) cuando mi actividad docente me deja algo de espacio para ello. Sé  que algunos recorren las páginas y no se quedan sólo en lo que aparece como última entrada, pero quería avisarles por las dudas.

También prometo cuanto antes actualizar mis cuentos y poemas en las páginas correspondientes (Papeles al viento y Botella al mar) tanto en este blog como en Lapizázulix, la galaxia del cuento. Para quienes estén en la docencia quizás les sirve algún pequeño aporte del último blog: Transitando lenguajes.

PRUEBA CON EDITOR MEJORADO

Acá estamos recomenzando

Primeras aproximaciones a lo que vendrá

  • Elegir un bloque
  • Saber cómo utilizarlo
  • Ver cómo editarlo
  • Combinar con otros bloques
  • Guardar y ver cómo queda
View this post on Instagram

Combinando experiencias

A post shared by Silvina Gabriela Fariña (@silvinagabrielaf) on

Grabación de lectura de texto. Seguimos probando

Y va la séptima entrega

Hasta ahora vengo rescatando lo que tenía guardado y veremos en qué momento logro volver a escribir y practicar la creación (sé que cada vez que escribo acerca de obras de otros y las asocio también hay una creatividad, pero deseo volver a los momentos de escritura ficcional, poética… En fin, un poema de otros tiempos:

“Escrito en el aire”

El silencio es de los que no toman la palabra (o “el que calla, otorga”)

Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, o para desalentarlos de escribir. Ni el número de páginas, ni el número de historias, ni el tiempo dedicado a este libro han pretendido dar una lección a otros. Por el contrario, si este libro es el rastro de la felicidad que he experimentado al construir […]

a través de Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, Georges Perec — Calle del Orco

     La entrada que recojo en este caso de Calle del Orco es muy breve pero sustanciosa. La cuestión de los silencios impuestos nos conduce muchas veces a los tantos ejemplos de censura ejercida por algún poder.

  Sin embargo creo entrever en este caso que se hace alusión al “bozal” que algunos escritores pudieran imponer esgrimiendo algún tipo de autoridad vinculada con experiencia, premios, difusión… En general recuerdo ejemplos de artistas y científicos (no sólo escritores) que han referido el temor al fracaso que algún tipo de “maestro” les habría marcado en su camino; no es tan frecuente que se hable de los posibles “colegas” (con mayor, igual o menor prestigio) en este sentido y, por el contrario, es una cuestión que siempre he encontrado vinculada con la crítica (o con los críticos).

   Creo también que muchos artistas se autoimponen el silencio por temor al fracaso, por falta de impulso y tiempo, por… Me encantaría poder mencionar una lista de razones que he recogido en diferentes momentos (y recuerdo ahora a Ernesto Sábato, escritor de ensayos y novelas de culto que confesó en más de una oportunidad que había quemado buena parte de su obra y que una de sus novelas emblemáticas –Sobre héroes y tumbas– nunca habría visto la luz si no fuese por la intervención de Matilde, su esposa) pero temo que resultaría tedioso.

   Es bueno tener presentes las palabras de George Perec que se citan en Calle del Orco y además internalizarlas no sólo en la “mirada” de la obra de otro sino además cuando nos acontece que dudamos en la labor de entretejer palabras e ideas que son nuestra propia escritura (ficcional o no).