1901-1910

Bueno. En la galería el conjunto de escritores Nobel de esta época. A continuación breves datos en relación con ellos y algún texto o al menos una frase que los represente.

1901. Sully Prudhomme

El Premio Nobel de Literatura 1901 le es conferido a Sully Prudhomme:

 «En especial reconocimiento por su composición poética, la cual arroja evidencia de un elevado idealismo, perfección artística y una rara combinación de cualidades del corazón y el intelecto»

A Ronsard

Oh maestro de encanto al oído, oh Ronsard,

yo amo tus viejos versos y el tono de tu genio

ley de un justo sentido, de una extensa armonía

conocedor del juego en las palabras y el riesgo.

 

Pero más que belleza del verbo y tu gran arte

admiro tu pasión por la antigua poesía

esa temeridad y esa santa fantasía

de ser nuevo Orfeo para hombres nacidos tarde.

 

Ah, después que los cielos, los campos, las olas

se vieron sin tu alma, todo fue luto y sombra,

puesto que inhabitada está sin lira la tierra.

 

Tú vienes, tú recobras la lira, los acordes,

y orgulloso las siete cuerdas rejuveneces,

restauras en la inmortalidad a los dioses.

*NOTA:  Círculo de poesía En este enlace un blog en el que pueden encontrar el texto anterior en el original francés.


1902. Theodor Momsem Lo que se cita a continuación hace referencia a la razón por la cual se le otorgó el premio:

Acerca del fallo de premiación: «el más grandioso maestro con vida del arte de la escritura histórica, con una especial referencia a su obra monumental, Historia de Roma».

Como su obra fue esencialmente histórica sería difícil citar un texto breve; por esta razón compartimos entonces alguna de sus frases célebres:

Cuando el hombre ya no encuentre en su trabajo y trabaje sólo para alcanzar sus placeres lo antes posible, entonces, sólo será casualidad que no se convierta en delincuente.


1903. Bjørnstjerne Bjørnson

Lecturalia

Como no pretendemos desarrollar toda su biografía, si alguien desea una breve referencia puede recurrir al enlace anterior. Lo que hay que destacar de este escritor noruego es el hecho de que su veta poética pertenece a las raíces del Romanticismo, especialmente en aspecto nacionalista (uno de los poemas de este autor deviene en el himno nacional de su país).

Las razones de su premiación: «a manera de tributo a su poesía noble, magnífica y versátil, la cual siempre se ha distinguido tanto por la frescura de su inspiración como por la pureza rara de su espíritu»

A continuación el poema que finalmente se convirtió en el himno nacional del país.

SÍ, AMAMOS ESTE PAÍS (TRADUCCIÓN)

Sí, amamos este país
que se levanta,
rugoso y erosionado, sobre el mar,
con sus millares de hogares.

Lo amamos, lo amamos y pensamos
sobre nuestras madres y padres
y en la saga de tiempos pasados
que enviaron sueños a nuestra tierra
y la saga de tiempos pasados
que enviaron sueños,
que enviaron sueños a nuestra tierra.

Vikingos, en casa y cabaña,
¡Gracias gran Dios!
fue su voluntad proteger el país
aunque las cosas se miraban oscuras.
Mientras nuestros padres peleaban
y nuestras madres lloraban,
nuestro Señor calladamente abrió el camino
de modo que ganáramos nuestros derechos.

Sí, amamos este país
que se levante,
rugoso y erosionado, sobre el mar,
con sus millares de hogares.
y como la lucha de nuestros padres se levantó
de la angustia a la victoria,
también, cuando seamos llamados,
golpearemos por la paz.

También, cuando seamos llamados,
golpearemos por la paz.

Si alguien deseara escucharlo, aquí está:


1904. Frédéric Mistral

«en reconocimiento a la originalidad fresca e inspiración verdadera de su producción poética, la cual refleja fielmente el escenario natural y espíritu nativo de su gente, y, adicionalmente, su trabajo significativo como un filólogo provenzal» es un segmento de lo que se planteó cuando se le otorgó el galardón.

En este caso escogí un relato para variar un poco el tipo de textos que aparecen en esta página. El texto fue seleccionado del siguiente blog: El espejo gótico

 

Los secretos de las bestias.
Les secrets des bestes, Frédéric Mistral (1830-1914)

Al investigar en la biblioteca de Carpentras le eché el ojo a un manuscrito muy antiguo, posiblemente de la primera mitad del siglo XVI, donde encontré una serie de historias bastante curiosas.

¿De dónde proviene esta colección, claramente inédita? Probablemente de los fondos de Peyresc, que contribuyeron a enriquecer la biblioteca Inguimbertine (el nombre de la famosa biblioteca de Carpentras). Entre los cuentos y fábulas del manuscrito hay una en particular que parece refierir al célebre Vino de Coca.

Esta es la fábula de la Coca, titulada: Los secretos de las bestias.

Cierta vez, un joven leñador fue a cortar madera en el bosque cuando escuchó, a la distancia, un gran estruendo de ramas, que daba cuenta de que una bestia descomunal había abierto un camino entre los matorrales.

El joven, asustado, se escondió en un árbol hueco que se encontraba cerca del borde de un estanque. De repente, uno tras otro, apareció un león, un leopardo y un monstruo llamado cocodrilo. Sin embargo, este estanque era el lugar donde, al parecer, estos animales iban a beber a diario y, después de beber, conversar entre sí, confiando en que conocían los secretos de la Naturaleza.

El león dijo:

—Si, en Madrid había una clara fuente, inagotable, que ya no existe. No sufrían sed, como lo hacen este año, por la extraordinaria sequía que prevalece. Y, sin embargo, ¡si supieran! En la Plaza Mayor hay una gran piedra que ocupa el centro. Bien podrían limitarse a levantarla y de allí brotaría una maravillosa fuente, ¡la suficiente para saciar a Madrid y Castilla!

—¡Oh Dios, si lo supieran! —dijo el leopardo—. La Reina de España, que está en cama desde hace nueve años, y que come y bebe como una persona de perfecta salud, languidece, sin embargo, y se consume hasta el punto de dar la impresión que ya no tiene una gota de sangre en las venas. No obstante, se curaría de sólo mirar debajo de su cama y, levantando una baldosa, verificar la causa de su mal, la causa de su terrible declive.

Y el cocodrilo dijo a su vez:

—Y la princesa, esta dama hermosa y desafortunada cuyo estómago no soporta la digestión, de modo que sólo se nutre con caldos, ¿crees que ella no mejoraría pronto si bebe algo de aquel elixir tan popular en el Perú, llamado Coca, y del cual supe durante un viaje que hice a las Américas?

Tras estas confidencias, los tres animales volvieron a la espesura. Pero nuestro leñador, que no era tonto, inmediatamente regresó a su casa, tomó su cartera y se fue de viaje a España. Al llegar a Madrid, se fue a caminar por la Plaza Mayor y se mezcló con los grupos que tomaban aire bajo las arcadas de la plaza. Precisamente, esta pobre gente discutía y se quejaba de la escasez de agua que asolaba al país.

El leñador les dijo:

—¡Que se me otorguen cien mil reales y yo, señores, les daré una fuente de agua que inundará Madrid!

Inmediatamente, el joven fue llevado al Palacio, donde reiteró su oferta.

—Usted tiene cien mil reales, dijo el Rey de España, si es capaz de cumplir su promesa. Pero, cuidado, si usted miente, recibirá en cambio cien latigazos.

—Muy bien —dijo el leñador—. Mi Señor, si usted quiere agua debe quitar la piedra que se ha quedado atascado en el centro de la plaza.

El rey mandó a levantar el bloque, y una fuente fabulosa surgió al instante de la tierra, tan fuerte y abundante que por las callejas y avenidas corrían alegres arroyos. La ciudad entera celebraba.

La gente bebía a dos manos, y el rey, muy contento, le otorgó al leñador el dinero prometido, y agregó con un suspiro:

—Quisiera que esta real gratificación pueda ayudar a mi querida esposa, que yace en cama.

—Señor —respondió el joven—, nada es más fácil para mí. A cambio de su cura me gustaría ostentar el título de Grande de España.

—Rápido —dijo el rey—. ¡A salvar a la reina!.

Fueron hasta la cámara real. El leñador se lanzó debajo de la cama de la reina, y le dijo:

—Quiten esa baldosa.

La baldosa fue quitada y, ¡horror! Debajo aparece un sapo enorme. Era él quien, invisible, bebía la sangre de la reina.

El vampiro fue perforado con un golpe de alabarda. En pocos días, la reina vuelvía a la vida, y el joven se hizo Grande de España.

Entonces el rey dijo:

—¡Amigo, eres verdaderamente un hombre maravilloso! Pero pondría el broche de oro a mi felicidad si sabes de algún remedio para restaurar el estómago de nuestra pobre princesa, que no puede soportar cualquier cosa excepto caldos.

—Señor, yo conozco muy bien el remedio para curar a la Infanta, dijo el joven, pero deberás pagar un gran precio.

—Dí el precio que quieras y te lo daré —dijo el rey..

—¡Bien! —dijo el leñador—, quiero casarme con ella.

—Sana a mi hija, y lo harás. Rápido, ¿qué debemos hacer?

—Señor, que el Perú envíe una de sus carabelas trayendo un elixir llamado Vino de Coca.

Dicho y hecho. Enviaron por el preciado líquido en el Perú. La princesa, tras beberlo, lo encontró exquisito y su apetito regresó poco tiempo después.

El relato culmina con el rey tendiéndole la mano al leñador feliz, que, una vez casado, le contó a la Infanta que había tomado los secretos de las bestias, y en la memoria de la Coca, el lagarto anfibio había sido bautizado como Cocadrille (palabra en parte peruana, que significa: Coca; y en parte francés antiguo: Drille, perforador), y que más tarde, corruptamente, se transformó en “cocodrilo”.


1904. José Echegaray y Eizaguirre

«en reconocimiento a las numerosas y brillantes composiciones que, en una manera individual y original, han revivido las grandiosas tradiciones del drama español» Son varios los casos en que encontramos que en un año dos escritores comparten el Nobel; no ha sido el caso que indagara acerca de las razones pero volveré por aquí cuando tenga algo para aportar.

«Soneto»

Escojo una pasión, tomo una idea,
un problema, un carácter… y lo infundo,
cual densa dinamita, en lo profundo
de un personaje que mi mente crea.
La trama, al personaje le rodea
de unos cuantos muñecos que en el mundo
o se revuelcan en el cieno inmundo
o se calientan a la luz febea.
La mecha enciendo. El fuego se prepara,
el cartucho revienta sin remedio,
y el astro principal es quien lo paga.
Aunque a veces también en este asedio
que al arte pongo y que al instinto halaga,
¡me coge la explosión de medio a medio!


1905. Henryk Sienkiewicz

«por sus méritos sobresalientes como un escritor épico».

Hay pocos que quizás sepan que una antigua película, Quo vadis?, se realizó a partir de la novela escrita por este autor. Ahora intentaremos encontrar algún texto breve que lo represente o quizás alguna frase memorable:

“¿Ves? Lo cierto es que todos malgastamos nuestra fuerza en la persecución del amor, y el amor huye como un ave, y así nos damos cuenta después de que nuestra fuerza ha sido malgastada inútilmente.”



1906. Giosuè Carducci

El fallo por el premio señala «no sólo en consideración de su aprendizaje profundo e investigación crítica, sino sobre todo a manera de tributo a su energía creativa, frescura de estilo y fuerza lírica que caracterizan sus piezas maestras poéticas»

«Mors»

Cuando a nuestros hogares la diosa severa desciende,
se oye de lejos el rumor de sus alas.

La sombra que proyecta cuando gélida, avanza,
difunde en torno lúgubres silencios.

Su cabeza los hombres inclinan cuando ella ha llegado;
los femeninos pechos tiemblan de anhelo.

Así en los altos bosques, cuando julio condensa huracanes,
ni un soplo corre por las verdosas cumbres;

como inmóviles, yertos, deja el escalofrío a los bosques;
sólo se escucha al río que gime ronco.

Entra ella, y pasa, y toca; sin volverse siquiera, derriba
los arbolitos, de su frescor gozosos;

siega la rubia espiga, y arranca también los agraces;
llévase esposas, llévase las doncellas

galanas y los niños; éstos tienden sus brazos de rosa
hacia el sol, bajo el ala negra, y sonríen.

¡Triste el hogar en donde, frente a rostros de padres dolientes,
pálida diosa, vidas nuevas apagas!

Dentro de sus paredes, risas y voces festivas no se oyen,
ni bisbiseos, como en nidos de mayo.

No se oyen los rumores de los años que crecen alegres,
ni de amor cuitas, ni las danzas de boda.

Allí los que perviven, en la sombra envejecen, atentos
siempre a tus pasos; siempre, ¡oh diosa!, esperándote.

El original en italiano pueden encontrarlo en el siguiente enlace:Trianarts


1907. Rudyard Kipling

«en consideración de su poder de observación, originalidad de imaginación, virilidad de ideas y un talento extraordinario para la narración que caracterizan las creaciones de este autor famoso a nivel mundial».

Acá tenemos un caso para considerar en relación con lo que mencionaba en la página superior a esta: la atribución de nacionalidad por educación y no por nacimiento. Se verá que en otras décadas esto ya cambia y se realiza la aclaración acerca de nacionalidad con especificación del lugar de nacimiento.

En el caso de Kipling, para quienes han leído obras como El libro de la selva o La marca de la bestia (donde es más notorio aún), no se puede soslayar que por más educación británica que demuestre nunca oculta su relación con el universo de la India, donde nació y vivió durante mucho tiempo. Hay personajes en sus historias que de ningún modo pueden desprenderse de las huellas de ese universo.

Si

Si puedes mantener la cabeza cuando todo a tu alrededor
pierde la suya y por ello te culpan,
si puedes confiar en ti cuando de ti todos dudan,
pero admites también sus dudas;
si puedes esperar sin cansarte en la espera,
o ser mentido, no pagues con mentiras,
o ser odiado, no des lugar al odio,
y -aun- no parezcas demasiado bueno, ni demasiado sabio.

Si puedes soñar -y no hacer de los sueños tu maestro,
si puedes pensar -y no hacer de las ideas tu objetivo,
si puedes encontrarte con el Triunfo y el Desastre
y tratar de la misma manera a los dos farsantes;
si puedes admitir la verdad que has dicho
engañado por bribones que hacen trampas para tontos.
O mirar las cosas que en tu vida has puesto, rotas,
y agacharte y reconstruirlas con herramientas viejas.

Si puedes arrinconar todas tus victorias
y arriesgarlas por un golpe de suerte,
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir nada de lo que has perdido;
si puedes forzar tu corazón y nervios y tendones
para jugar tu turno tiempo después de que se hayan gastado.
Y así resistir cuando no te quede nada
excepto la Voluntad que les dice: «Resistid».

Si puedes hablar con multitudes y mantener tu virtud,
o pasear con reyes y no perder el sentido común,
si los enemigos y los amigos no pueden herirte,
si todos cuentan contigo, pero ninguno demasiado;
si puedes llenar el minuto inolvidable
con los sesenta segundos que lo recorren.
Tuya es la Tierra y todo lo que en ella habita,
y -lo que es más-, serás Hombre, hijo.


1908. Rudolf Christoph Eucken

«en reconocimiento a su búsqueda fervorosa de la verdad, su poder penetrante de pensamiento, su amplio rango de visión y la calidez y la fuerza en la presentación con la cual, en sus numerosos trabajos, ha reivindicado y desarrollado una filosofía idealista de la vida».

Debido a que su obra se centró prácticamente en cuestiones filosóficas y de interés religioso, selecciono en este caso una frase célebre del escritor:  TODAVÍA NO PUDE ENCONTRAR NINGUNA


1909. Selma Lagerlöf

«en apreciación de su idealismo elevado, imaginación intensa y percepción espiritual que caracteriza sus escritos» Algo más para destacar: se trata de la primer mujer que accede a este premio.

Debido a que los textos (en este caso cuentos) son extensos, dejo a continuación un enlace a ciudadseva.com en donde encontrarán un cuento de la escritora sueca:

La llama sagrada

Sí incorporo a continuación algunas de sus frases destacadas:

01.¡Hacedle ver y sentir su amor y haced que el fuego de este amor funda su alma!

02.Un hombre debe aceptar las consecuencias de sus actos. Bien sabe él por qué los ha cometido.

03.La alegría es pena que se disimula; sobre la tierra no hay más que dolores.

04.Cultura es lo que queda cuando se olvida todo lo que se aprendió.

05.No hay más placer que los elogios de los sabios y capaces.

06.¡No vaya a evadirse, como lo hizo hace cerca de un año! Eso no sirve más que para prolongar su prisión. ¡Es lo único que se gana con eso! -No tema. Ahora soy mucho más razonable. Sólo pienso en cumplir mi condena. Después, trataré de comenzar una nueva vida. -Tiene razón, Holm; será una vida nueva -dice el carcelero con cierta solemnidad.

07.De hoy en adelante, siempre que me encuentre en lo que parezca un callejón sin salida, pensaré que no es así. No olvidaré que puede evitarse el daño propio sin necesidad de perjudicar a otro. Nunca falla una tercera salida; lo bueno es encontrarla.

08.Eran caballeros desde la mañana a la noche, oficiales de ocasión, aventureros y orgullosos bohemios. Hombres famosos, sabían tocar todos los instrumentos, eran ricos en cómicas frases y alegres refranes, y expertos en el oficio del júbilo.

09.Hay muchos que, aun siendo jóvenes, piensan como Nils, porque cuando el hombre envejece y tiene que contentarse con poco, le satisface más la pobre realidad que la rica fantasía, que, como la ciudad de Vineta, se halla sumergida en el mar.

10.Hay un día que los niños esperan casi con la misma impaciencia que la Nochebuena: es la noche de la Santa Valborg, durante la cual suelen encender grandes hogueras al aire libre.

11.Nadie puede librar a los hombres del dolor, pero le será perdonado a aquel que haga renacer en ellos el valor para soportarlo.

12.Me di cuenta de lo bochornoso que resulta abandonar a un camarada en las horas de apuro, y esto no lo haré yo nunca


1910. Paul von Heyse

«como tributo al arte consumado, permeado con idealismo, el cual ha demostrado a lo largo de su larga carrera productiva como un poeta lírico, dramaturgo, novelista y escritor de novelas cortas bien conocidas a nivel mundial».

Rescato uno de los poemas. El original en alemán de este y otro poema figuran en el siguiente enlace: Círculo de poesía

En una hora

¡Resiste y espera dignamente!
en una hora
tu cuarto será el sol entero.
En la primera, donde cuelgan las campanas,
tras largo rato la chispa reducida
va a la ventana del vigilante
Quien de noche vive a solas
la tormenta de campanas, a veces con miedo,
pero lo consuela la luz temprana del sol.

 

Quién construyó en profundas calles,
chozas y chozas que se atrevían a inclinarse
las campanas nunca lo asustaron,
el trueno nunca lo inquietó
aunque su tardía mañana fuera gris.

 

Alto y bajo tiene alegría y tristeza
decirle de la envidia idiota
de otras miserias se tienen otras delicias.

 

¡Resiste y espera dignamente!
en una hora
tu cuarto será el sol entero.