Sin volver la vista atrás

Como prometí que una vez por semana iba a publicar algunos de mis textos guardados, acá va el segundo antes de que pierda el valor.

Botella al mar