ARA SAN JUAN: “TODOS ERAN MIS HIJOS”

Con sumo respeto por mis compañeros de ruta en esta nación que tantas veces ha sufrido heridas hondas; con la modesta alusión en el título a una obra de Arthur Miller, espero entiendan mi esperanzada y dolorida, contradictoria expresión en este ensayo de poema:

ARA SAN JUAN (con modesto y silencioso respeto)

Vos no los conocías ni ellos a vos pero hubieran dado la vida por todos

( Frase recogida en Facebook)

 

El océano, la inmensidad…

Líquido uterino: contención de madre, origen;

Profundidad, misterio, angustia y tumba.

Ahora no; mañana, mañana.

Cuarenta y cuatro esperan

La macabra esperanzada “piedra libre”

De un juego en el que va más que ganarlo,

De un juego que es el de la vida y la muerte,

Como en una corrida de toros

En la que el animal rodea y acecha

Al tiempo que seduce como una sirena encantadora

Que simula protegernos.

Pero afuera otros libran sus propias batallas:

Contra el tiempo, la incertidumbre, el dolor, lo oculto…

Por la esperanza, la verdad, la justicia, el consuelo.

Por la esperanza, por la esperanza como un rezo

Y que parece conjurar las voces

Interesadas, desinteresadas, cristalinas, oscuras

De naciones muy diversas y de cofradías confusas.

Abajo, adentro fluye y transcurre el tiempo

Con la naturalidad de todos los seres en todos los tiempos:

La cotidianeidad de la vida… y de la muerte.

Desde abajo, desde adentro de nuestro mar interior

Emergen voces que los llaman, los reclaman, los invocan

Allí donde dormitan esperando esperanzados

Alimentando nuestra espera de un regreso

Que no nos haga necesario evocarlos.

Anuncios

Soñar ¿no cuesta nada?

     No vayan a creer, por el título, que intento siquiera imitar la canción de Alberto Cortés. No recuerdo la génesis de este poema pero sé que no conocía la canción; sí la frase, que de hecho mucho se usaba en mi casa (“construir castillos en el aire”).

Castillos en el aire

Acá llega otro de mis escritos

     Retoños no sé si es un trabajo valorable como otros. Viéndolo ahora, si bien me conecta con mi yo en una época particular (lo entenderán cuando lo lean), lo encuentro demasiado conectado con la rima. Siempre he dicho, y se los comento a mis alumnos, que la rima es sólo UNO de los recursos del ritmo de un texto poético y muchas veces no el más importante.

      En fin, al menos este poema servirá como testimonio de una época personal. Aquí se los dejo.

Sigo rescatando textos

Para Botella al mar he seleccionado esta vez “Vocación”. Puede ser que le den distintas miradas y significaciones, y es eso lo que importa (algunos quizás asocien inclusive con cuestiones de mi perfil y no negaré que sea posible). Seguimos aun con aquellos escritos que guardo desde hace unos años y nunca he publicado.

Y va la séptima entrega

Hasta ahora vengo rescatando lo que tenía guardado y veremos en qué momento logro volver a escribir y practicar la creación (sé que cada vez que escribo acerca de obras de otros y las asocio también hay una creatividad, pero deseo volver a los momentos de escritura ficcional, poética… En fin, un poema de otros tiempos:

“Escrito en el aire”