ARA SAN JUAN: “TODOS ERAN MIS HIJOS”

Con sumo respeto por mis compañeros de ruta en esta nación que tantas veces ha sufrido heridas hondas; con la modesta alusión en el título a una obra de Arthur Miller, espero entiendan mi esperanzada y dolorida, contradictoria expresión en este ensayo de poema:

ARA SAN JUAN (con modesto y silencioso respeto)

Vos no los conocías ni ellos a vos pero hubieran dado la vida por todos

( Frase recogida en Facebook)

 

El océano, la inmensidad…

Líquido uterino: contención de madre, origen;

Profundidad, misterio, angustia y tumba.

Ahora no; mañana, mañana.

Cuarenta y cuatro esperan

La macabra esperanzada “piedra libre”

De un juego en el que va más que ganarlo,

De un juego que es el de la vida y la muerte,

Como en una corrida de toros

En la que el animal rodea y acecha

Al tiempo que seduce como una sirena encantadora

Que simula protegernos.

Pero afuera otros libran sus propias batallas:

Contra el tiempo, la incertidumbre, el dolor, lo oculto…

Por la esperanza, la verdad, la justicia, el consuelo.

Por la esperanza, por la esperanza como un rezo

Y que parece conjurar las voces

Interesadas, desinteresadas, cristalinas, oscuras

De naciones muy diversas y de cofradías confusas.

Abajo, adentro fluye y transcurre el tiempo

Con la naturalidad de todos los seres en todos los tiempos:

La cotidianeidad de la vida… y de la muerte.

Desde abajo, desde adentro de nuestro mar interior

Emergen voces que los llaman, los reclaman, los invocan

Allí donde dormitan esperando esperanzados

Alimentando nuestra espera de un regreso

Que no nos haga necesario evocarlos.

Anuncios

Voces para los textos de Galeano

     Bueno, aquí estamos. Por el plan que utilizo, no puedo ofrecerles los audios incrustados en la misma entrada. Si les gustan los textos de Eduardo Galeano he colocado en este sitio una serie de ellos grabados con las voces de mis alumnos de cuarto año.

 

Recuerdos de lecturas/reescritas

16. Reconstrucciones

     Cuando reencontré esta me di cuenta de cuánto creemos que podemos decir con originalidad y cuánto hay en nosotros de lecturas realizadas y de recursos rítmicos que en cierta época sólo nos enseñaron a relacionar con la rima. ¿Algo de Alfonsina Storni? Tal vez. ¿Alguien más circula en estos textos? No lo mejor de ellos, por cierto.