2016-BOB DYLAN: el Nobel de la polémica

Sin dudas, fuera de los casos en los que hubo disidencias ideológicas, políticas, situaciones de escándalos (como en 2018) o cuestionamientos en relación con  algún premiado incluido en el jurado del galardón, esta decisión de otorgar el Premio Nobel de Literatura a un escritor de canciones ha sido una de las polémicas más resonantes en estos últimos años. Luego de mi comentario, transcribo completo el discurso con los posibles errores de traducción/redacción que surgen de la fuente utilizada.

La música y la poesía nacieron de la mano. Es más: la primera manifestación de la literatura ha surgido desde la poesía cantada y esto no está solamente en mis palabras sino en todos los estudios que indagan en Homero y otros tantos bardos, vates, poetas que dieron origen a las primeras literaturas de las que damos constante testimonio.

Por otra parte, también es cierto que en la actualidad el tránsito de canciones y poesías, por ejemplo, de un ámbito al otro (música/literatura-literatura/música) es muy frecuente y los mismos estudios literarios nos llevan a encontrar cara y cruz de una moneda que a veces podría caer de canto (si bien en este caso hablamos de poesía y música por lo que está en juego en esta ocasión, el ida y vuelta entre con otras artes -cine, teatro, ópera- también hay mucho que plantear).

Hasta aquí no sería tan extravagante la decisión tomada por la Academia con respecto a la premiación. Lo que me permito compartir con ustedes (con la esperanza también de recibir sus opiniones) son ciertos “ruidos” no tan poéticos ni musicales en las palabras, notoriamente sinceras por otra parte, en el discurso de Bob Dylan:

  • cuando se refiere a exponentes literarios vinculados con sus lecturas la lista se encapsula en escritores de habla inglesa;
  • en el momento en que realiza un paralelo, nada más y nada menos que con William Shakespeare, su visión de lo que abarca la literatura se escinde de la dramaturgia y en función de ello considera que Shakespeare quizás se hubiera encontrado, como él, en la disyuntiva acerca de si su teatro era literatura; lejos de afirmar  su posición en el podio del premio, este paralelismo así planteado pareciera un argumento más para no considerar sus canciones como parte de la literatura;
  • el planteo anterior, por otro lado, aparece desarrollado como si las elecciones al momento de crear estuviesen supeditadas a cuestiones de mercado, de puesta en escena, de show;
  • si bien la tensión literatura clásica o de culto/best-seller es una discusión todavía vigente (pese a la certeza bastante recurrente de que a veces algunos clásicos han surgido como best-sellers), observo en las palabras de Dylan un cierto desconocimiento de lo que un Nobel presuntamente valora: al señalar que es más sencillo interpretar “para 50.000 personas que para 50” y remarcar que no puede dejar de lado que el Comité sea pequeño en número cuando menos está colocando en tela de juicio el hecho de que ese conjunto de personas esté representando a una comunidad cultural universal;
  • si bien en el largo camino desde 1901 la representatividad del ser humano depositada en cada uno de los escritores premiados con el Nobel ha sido discutida en variadas oportunidades,  también es cierto que con la imperfección humana de quienes forman el jurado está en foco el interés por encontrar la esencia más íntima y universal del ser humano.

No podría decir si Bob Dylan es o no merecedor del Premio Nobel; tampoco es mi intención plantearlo. Me interesa mucho la música, disfruto escucharla y también ejecutarla (debo volver a tocar el piano); por otra parte, en mis clases de la escuela secundaria insisto en muchas oportunidades para que mis alumnos transiten ida y vuelta música y poesía como un mejor método para apreciar el tronco “poético” que las vincula. Si señalo esto es para que se entienda que no me perturba que el mundo de la música intervenga en el Nobel de Literatura; lo que ocurre es que no encuentro en las palabras del compositor rastros que me muestren algo de la visión “poética”, “estética” que él pueda tener acerca de su propia arte (sólo eso bastaría para insertarlo en el universo del arte como expresión del ser humano). Quizás sólo me quede buscar en sus canciones el leit motiv que debió haber rondado su discurso.



«Buenas noches a todos.

Mi saludo más cordial a los miembros de la Academia sueca y a todos los distinguidos invitados presentes esta noche. Lo siento, no puedo estar con ustedes en persona, pero por favor, sé que estoy definitivamente con vosotros en espíritu y honrado de recibir un premio tan prestigioso. Ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura es algo que nunca podría haber imaginado o visto venir. Desde temprana edad, he estado familiarizado con la lectura y la absorción de los trabajos de aquellos que se consideraron dignos de tal distinción: Kipling, Shaw, Thomas Mann, Perla Buck, Albert Camus, Hemingway. Estos gigantes de la literatura cuyas obras se enseñan en las aulas, alojadas en bibliotecas de todo el mundo y hablados en tonos reverentes siempre han causado una profunda impresión. Que ahora me uno a los nombres en una lista como esta es realmente más allá de las palabras.

No sé si estos hombres y mujeres alguna vez pensaron en el honor del Nobel por sí mismos, pero supongo que cualquiera que esté escribiendo un libro, un poema o una obra de teatro en cualquier parte del mundo podría albergar ese sueño secreto en su interior. Probablemente está enterrado tan profundo que ni siquiera saben que está allí.

Si alguien me hubiera dicho que tenía la menor posibilidad de ganar el Premio Nobel, pensaría que tendría las mismas probabilidades que de estar en la luna. De hecho, durante el año en que nací y durante unos años después, no hubo nadie en el mundo que se considerase lo suficientemente bueno para ganar este Premio Nobel. Por lo tanto, reconozco que estoy en compañía muy rara, por lo menos.

Estaba en carretera cuando recibí esta sorprendente noticia, y me tomó más de unos minutos procesarla correctamente. Comencé a pensar en William Shakespeare, la gran figura literaria. Creo que se consideraba un dramaturgo. El pensamiento de que estaba escribiendo literatura no podría haber entrado en su cabeza. Sus palabras fueron escritas para el escenario, con la intención de ser habladas, no leídas. Cuando escribía «Hamlet», estoy seguro de que estaba pensando en muchas cosas diferentes: «¿Quiénes son los actores adecuados para estos papeles?» -¿Cómo debería hacerse esto? «¿Realmente quiero establecer esto en Dinamarca?» Su visión y sus ambiciones creativas estaban sin duda en la vanguardia, pero también había asuntos más mundanos que considerar y tratar. «¿Cómo será la financiación?» «¿Hay suficientes asientos para el público?» «¿Dónde voy a conseguir un cráneo humano?» Apuesto a que lo más lejano de la mente de Shakespeare era la pregunta: «¿Es esto literatura?»

Cuando empecé a escribir canciones de adolescente, e incluso cuando comencé a lograr algo de renombre por mis habilidades, mis aspiraciones para estas canciones nunca fueron tan lejos. Pensé que podían ser escuchadas en cafés o bares, tal vez más tarde en lugares como Carnegie Hall o el London Palladium. Si realmente me pusiese a soñar mucho, tal vez podría imaginar llegar a hacer un disco y luego escuchar mis canciones en la radio. Ese era realmente el gran premio en mi mente. Hacer discos y oír sus canciones en la radio significaba que estaba llegando a una gran audiencia y que podría seguir haciendo lo que había planeado hacer.

Bueno, he estado haciendo lo que me propuse hacer durante mucho tiempo. He hecho decenas de discos y ha tocado miles de conciertos por todo el mundo. Pero son mis canciones las que están en el centro vital de casi todo lo que hago. Parecían haber encontrado un lugar en la vida de muchas personas a través de muchas culturas diferentes y estoy agradecido por eso.

Pero hay una cosa que debo decir. Como intérprete he tocado para 50.000 personas y para 50 y puedo decir que es más difícil tocar para 50 personas. 50.000 personas son una sola, no así 50. Cada persona tiene una identidad individual, separada, un mundo en sí mismo. Pueden percibir las cosas con mayor claridad. Juzgan con honestidad y se relacionan profundamente con tu talento se juzga. El hecho de que el comité del Nobel sea tan pequeño no lo puedo obviar.

Pero, como Shakespeare, yo también estoy a menudo ocupado en la búsqueda de mis esfuerzos creativos y tratando con todos los aspectos de los asuntos mundanos de la vida. «¿Quiénes son los mejores músicos para estas canciones?» «¿Estoy grabando en el estudio correcto?» «¿Esta canción está en la clave correcta?» Algunas cosas nunca cambian, incluso en 400 años.

Ni una sola vez he tenido tiempo de preguntarme: «¿Son mis canciones literatura?». Por lo tanto, doy las gracias a la Academia sueca, por tomarse el tiempo para considerar esa misma pregunta y, en última instancia, proporcionar una respuesta tan maravillosa.

Mis mejores deseos para todos».

Fuente:Ersilias

PREMIOS NOBEL

Tal como prometiera hace un tiempo atrás, he abierto una nueva página para recorrer el trayecto de los PREMIOS NOBEL DE LITERATURA desde 1901 a la actualidad. También tengo en borrador las subpáginas organizadas por décadas e iré haciéndolas públicas a medida que vaya editándolas.

Como saben, tendrán que armarse de un poco de paciencia porque voy trabajando en mis blog (que ya son tres) cuando mi actividad docente me deja algo de espacio para ello. Sé  que algunos recorren las páginas y no se quedan sólo en lo que aparece como última entrada, pero quería avisarles por las dudas.

También prometo cuanto antes actualizar mis cuentos y poemas en las páginas correspondientes (Papeles al viento y Botella al mar) tanto en este blog como en Lapizázulix, la galaxia del cuento. Para quienes estén en la docencia quizás les sirve algún pequeño aporte del último blog: Transitando lenguajes.

El silencio es de los que no toman la palabra (o “el que calla, otorga”)

Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, o para desalentarlos de escribir. Ni el número de páginas, ni el número de historias, ni el tiempo dedicado a este libro han pretendido dar una lección a otros. Por el contrario, si este libro es el rastro de la felicidad que he experimentado al construir […]

a través de Ningún escritor ha escrito nunca para silenciar a otros, Georges Perec — Calle del Orco

     La entrada que recojo en este caso de Calle del Orco es muy breve pero sustanciosa. La cuestión de los silencios impuestos nos conduce muchas veces a los tantos ejemplos de censura ejercida por algún poder.

  Sin embargo creo entrever en este caso que se hace alusión al “bozal” que algunos escritores pudieran imponer esgrimiendo algún tipo de autoridad vinculada con experiencia, premios, difusión… En general recuerdo ejemplos de artistas y científicos (no sólo escritores) que han referido el temor al fracaso que algún tipo de “maestro” les habría marcado en su camino; no es tan frecuente que se hable de los posibles “colegas” (con mayor, igual o menor prestigio) en este sentido y, por el contrario, es una cuestión que siempre he encontrado vinculada con la crítica (o con los críticos).

   Creo también que muchos artistas se autoimponen el silencio por temor al fracaso, por falta de impulso y tiempo, por… Me encantaría poder mencionar una lista de razones que he recogido en diferentes momentos (y recuerdo ahora a Ernesto Sábato, escritor de ensayos y novelas de culto que confesó en más de una oportunidad que había quemado buena parte de su obra y que una de sus novelas emblemáticas –Sobre héroes y tumbas– nunca habría visto la luz si no fuese por la intervención de Matilde, su esposa) pero temo que resultaría tedioso.

   Es bueno tener presentes las palabras de George Perec que se citan en Calle del Orco y además internalizarlas no sólo en la “mirada” de la obra de otro sino además cuando nos acontece que dudamos en la labor de entretejer palabras e ideas que son nuestra propia escritura (ficcional o no).

2018- 2° edición NOCHE DE LOS MUSEOS en el COLEGIO “MARIANO MORENO”

a través de 2018- 2° edición NOCHE DE LOS MUSEOS en el COLEGIO “MARIANO MORENO”

     Les traigo el artículo desde Lapizázulix para aquellos que sólo me siguen por acá. Se trata de la edición de la Noche de los Museos en Buenos Aires (Argentina) y recordarán quizás algunos que ya el año pasado nuestra escuela participó de esta actividad. Bien, aquí les dejo el artículo y espero que la curiosidad. Tendrán noticias pronto de lo sucedido esta noche.

El arte en diferentes perspectivas

El realismo, ese sorprendente arte que tiene la grandeza de tener una gran semejanza con la realidad. Con esta pintura se alcanza una gran nitidez y gama de matices que se asemeja a la realidad. Ceñirse a la realidad tan fielmente es un mérito muy grande por parte del artista. El ojo de estos artistas […]

a través de Realismo – 30 artistas realistas — Arte en general

     La mayor virtud de este post rescatado de Arte en general es el hecho de que nos muestra otra cara del arte.

   En una época en que estamos más acostumbrados a la pintura surrealista, impresionista, cubista… y la presencia de la fotografía como testigo de la realidad (más allá de que hay muchas experimentaciones en fotos que emulan recursos pictóricos de las últimas décadas), esta entrada que lleva como título Realismo nos devuelve una mirada diferente de varios pintores que trabajan con la imagen más cercana a lo que vemos a nuestro alrededor pero con una perspectiva que juega con lo que se ve y cómo se lo percibe o cómo se construye la mirada.

     La imagen que sirve de portada a la entrada de Arte en general es emblemática de lo que se representa a través de los 30 artistas que muestra. Elegí como imagen destacada una fotografía para que se note aún más lo que se evidencia a lo largo de todo el post. Dejo a los más expertos el análisis del manejo de la luz, el encuadre, la perspectiva y otros recursos relacionados con este lenguaje artístico.

García Márquez poeta

“TERCERA AUSENCIA DEL AMOR” Este amor que ha venido de repente Y sabe la razón de la hermosura.

a través de Gabriel García Márquez, el Gabo. Sus poemas. — La Poesia Toda

     Invariablemente sucede. No sólo entre los lectores “porque sí” (sólo por gusto y por hambre de lecturas) sino entre aquellos que teniendo una profesión que los vincula con otras prácticas de lectura sin embargo encasillan a un autor en un género e ignoran la versatilidad que su arte involucra. Es por eso que hablar de la poesía de García Márquez puede descolocar a muchos; y sin embargo La Poesía Toda nos trae un ejemplo de ella.

     Me ha sucedido en otros casos que me dijeran que tal o cual autor no escribieron obras de un determinado género. Así me han negado el teatro de Mario Vargas Llosa o ciertos escritos de Ernesto Sábato que no encajan ni en su narrativa ni en el ensayo. Bienvenido sea que haya quienes se ocupen de difundir otros aspectos de autores conocidos y, por qué no, desconocidos. Al fin y al cabo, hay tantos escritores que son descubiertos o redescubiertos más allá de la difusión de la industria cultural que más nos valdría estar predispuestos a recibir sin sorprendernos lo que hasta ahora no conocemos.

Mateo

Buenos Aires.- El viernes 2 de marzo, en Teatro El Tinglado (Mario Bravo 948), estrena la obra Mateo, de Armando Discépolo. Funciones todos los viernes a las 22:15h.

a través de Mañana: “Mateo”, obra teatral de Armando Discépolo. — Interactuar

     Esta noticia me quedó tan atrasada en la publicación que ni siquiera yo pude ir a verla. Tendré que averiguar si siguen las puestas o si las hay por otro lado; una obra interesante de Armando Discépolo y que refleja con claridad no sólo al hombre de su época sino a los que estamos aquí y ahora.

Yo lo Pregunto – Nezahualcóyotl

Acerca de la vida-POESÍA UNIVERSAL

     He usado este texto en múltiples oportunidades para que mis alumnos entendieran que antes de la llegada de los españoles en América había seres que sentían, pensaban, vivían antes de conocer el lenguaje que luego debieron adoptar.

     También lo he puesto en juego para debatir si es que las concepciones acerca de la vida y la muerte eran y son las mismas en las diferentes culturas o si, en cambio, la traducción de las imágenes aztecas a través del lenguaje español condicionó la forma en que aparecían representadas. En este sentido recuerdo que Rodolfo Kusch en América profunda planteaba que no se puede entender con los rígidos términos occidentales la pluralidad de contraposiciones que los aborígenes expresan cuando usan SER o ESTAR (el MERO SER, según Kusch, es algo difícil de entender para alguien que no se involucra en el pensamiento de los pueblos originarios.

     Lo cierto es que me crucé con el texto en el sitio de POESÍA UNIVERSAL y me quedé recordando y replanteando estas cuestiones y celebrando que este tipo de obras aparezcan visualizadas y no sólo como testimonios culturales, antropológicos o sociológicos sino estéticos.

 

San Salvador de Bahía: diferentes miradas

     Visitamos esta ciudad en enero de este año. Si le dedico este post no es porque haya convertido este sitio en promotor de turismo sino que me ha llamado la atención las distintas miradas que uno puede encontrar y depositar en los diversos espacios.

     Las fotos que he seleccionado intentan dar cuenta de lo que señalo.

   Uno se reencuentra con todo el lujo colonial barroco cuando visita ciertas edificaciones (iglesias en general) al mismo tiempo que convive con lugares en donde reina la capoeira (combinación de danza, arte marcial y ritual) o que descubre paisajes en los que puede sentirse a gusto para descansar, meditar, contemplar… Y también puede hallar las huellas de quienes son considerados personalidades representativas de la ciudad, como es el caso de Jorge Amado (a cuya casa corresponde la última imagen).

     No es que no conociera yo alguna parte de Brasil. Sólo es que me cautivó encontrar reunida en una ciudad esa variedad de miradas y puntos de mira que de algún modo desafían nuestras concepciones culturales en tanto nos piden reconocer en ese lugar una combinación peculiar. Faltan aquí muchas cosas: un faro en el que hay una historia de la navegación, por ejemplo; las imágenes de las típicas bahianas… Más adelante tendré oportunidad de volver por aquí.

 

mmm

Acerca de demonios

La demonología medieval (como posteriormente también la del Renacimiento) es minuciosa, ordenada, específica, aunque a veces parezca confundirse —según algunos medievalistas— con historias del folklore local de la región que corresponda. Quizá haya sido este último el caso de Titivillus, un demonio de quien se creía que trabajaba en nombre de Belfegor, Lucifer o […]

a través de Titivillus, un amigo de la casa — El Blog de Arena

Es curioso: cuanto más nos adentramos en el siglo XXI y por lo tanto hemos supuestamente dejado atrás muchas creencias, costumbres, tradiciones de la Edad Media, la época de la Inquisición y otras, paradójicamente más aparece en el arte (cine, literatura, entre otros) el desfile de demonios, seres con poderes peculiares, metamorfosis, mundos alternativos…

Recuerdo ahora la película “Pecados capitales”, plagada de alusiones a la Divina Comedia y discursos similares. Hemos asistido a “El código Da Vinci” y obras derivadas de ella (tanto la novela como la película homónima). También hay casos en series televisivas: por los ’80 o ’90 una serie policial llamada La bella y la bestia hizo resurgir la figura de las gárgolas.

Refiero lo anterior porque me llamó la atención encontrarme con este post de El Blog de Arena, pero también es cierto que la sorpresa compitió inmediatamente con el universo completo de tópicos (como aparecen en el Diccionario de tópicos literarios de Elisabeth Frenzel), relaciones entre personajes similares procedentes de raíces folklóricas diferentes y más. Quizás todo se deba a que luego del realismo mágico ya nunca hemos vuelto a estar “con los pies en la tierra” o “en otro mundo” sino desterrados de ambos sitios o circulando entre ellos.